Miércoles, 19 de septiembre de 2018
Digital económico de Aragón y sus protagonistas
Miércoles, 19 de septiembre de 2018
Actualizada el: 20:20
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Redacción
Miércoles, 17 de enero de 2018
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
Presidente de Aragonex

Nuevos actores para los presupuestos

El año 2017, los Presupuestos Generales del Estado definieron un gasto de 343.000 millones de euros, incluida la Seguridad Social, frente a unos ingresos de 292.000 millones de euros por todos los conceptos, lo que nos arrojaba un déficit público de 51.000 millones de euros, lo que es lo mismo que el 4,5% del PIB, y esta podríamos afirmar, que es la triste fotografía de nuestros ingresos y gastos, que dan soporte al modelo de sociedad que tenemos los ciudadanos de España.

El siguiente punto sobre el que debe- ríamos reflexionar es cómo pasamos de la tristeza a la alegría, o al menos a un aceptable equilibrio que no recaiga de una u otra forma sobre nuestros hombros, en especial en un decremento del estado del bienestar, que debemos tener presente que no nos ha tocado en un sorteo y que responde a un tenaz trabajo de todos, que nos ha permitido construir una situación que deberíamos defender ubicándola, al menos en el 2008.

 

Pues bien, si basándonos en los números enunciados en el primer punto, buscamos las correcciones a ese défi- cit, sería consecuente que entrasen en liza nuevos actores; el primero de ellos sería la economía sumergida, la información más conservadora la cuantifica en el 20% del PIB, es decir 224.000 millones de euros, por lo que si aplicamos los mismos índices de correlación tanto en impuestos como en cotizaciones sociales, estaríamos concluyendo que lo no aportado a los ingresos que todos hacemos son unos 50.000 millones de euros; el segundo de los actores es el grupo de paraísos fiscales, ocultadores profesio- nales de capitales, que prefieren pagar para blanquearlos cuando lo necesitan, antes de hacerlo a Hacienda y esta tampoco es una cantidad despreciable, ya que continuando con informaciones conservadoras, estaríamos refiriéndo- nos a 250.000 millones de euros, aquí si aplicamos el pago que se realiza por el capital mobiliario, tendríamos la nada des- preciable cifra de 45.000 millones de euros.

 

Con estos dos instrumentos en juego estamos en una cifra total de 95.000 millones de euros, pero no debemos caer en el ilusionante maximalismo, pues aunque el esfuerzo que se hiciese por incorporarlos a los retos comunes de la sociedad fuese muy importante y radical, debemos ser conscientes que no existe ningún país que tenga solucio- nado en su totalidad ambos fenómenos; por tanto vamos a considerar que consiguiéramos recuperar no más del 40%, lo que significaría aportar a las arcas públicas 38.000 millones de euros, que distribuido en sus respectivos cajones significaría 17.100 millones de euros para impuestos y 20.000 millones de euros para la Seguridad Social. Conseguido este objetivo ¿qué significado y qué incidencia tendría en los Presupuestos Generales del Estado?

 

Lo primero y principal sería conseguir un acto de justicia de aquellos que se marginan en la contribución para el sostenimiento social, frente a la mayoría que sí cumplen con su papel de ciudadanía responsable. En cuanto al valor aplicativo de estos importes, y a modo de ejemplo visual podemos afirmar que con los 17.100 millones de euros se podría destinar a los gastos del Ministerio de Empleo y todavía sobrarían unos 3.000 millones de euros; los 20.900 millones de euros provenientes de esas nuevas cotizaciones sociales servirían para hacer frente a las dos pagas extraordinarias de los pensionistas y todavía se podrían incrementar las pensiones en un 1% más de lo actual.

 

Bien, entendido este simulacro gene- ral que he realizado, podemos llegar a la conclusión que el esfuerzo para sacar a flote estos ingresos ocultos a las arcas públicas, merece la pena, y de esa forma consigamos empezar a tener una sociedad con mayor credibilidad y mejor apuesta en el mantenimiento de un estado del bienestar mayor y mejor protegido.

 

No hablamos de otros múltiples sistemas que pueden hacer que esos Presupuestos respondan a su verdadera finalidad, como ejemplo podemos citar: el mayor equilibrio impositivo entre las grandes empresas y las Pymes; una mejor gestión administrativa de los servicios, léase más eficiente, no más pobre y austera; una mayor apuesta por la financiación de proyectos basados en el I+D+i; en fin, todo un amplio número de nuevos actores, que sin duda mejorarán la representación cotidiana de nuestras vidas y no obviemos que la apuesta por una ciudadanía más culta redundará en el cumplimiento responsable de sus obligaciones.

 

 

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
EmpresasON el digital económico de Aragón
empresasON • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitioVersión anterior
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress