Jueves, 15 de noviembre de 2018
Digital económico de Aragón y sus protagonistas
Jueves, 15 de noviembre de 2018
Actualizada el: 21:59
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Redacción
Miércoles, 12 de septiembre de 2018
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
Presidente de Aragonex

Sostenibilidad en su inicial definición

El concepto sostenibilidad forma parte de nuestro día a día y es tal la naturalidad con que lo tratamos que su uso parece imprescindible en cualquier informe que se precie y esto que podía ser bueno en nuestro modelo de sociedad, me da la sensación de que como en otras múltiples acepciones de uso normalizado, termina pervirtiéndose su verdadero sentido.

La sostenibilidad encierra como principios, la conservación de nuestro planeta y el consumo accesible para todos en las mismas condiciones y mucho me temo que estos dos retos obligados no forman parte de lo que ahora denominamos como sostenible, pues el cambio climático y la economía circular, son algo a lo que los principales países o sus líderes, dan la espalda y lo convierten en una defensa a ultranza de los beneficios económicos, a costa de cualquier cosa.

 

Debemos empezar a pensar y razonar que hay determinadas circunstancias que nosotros no manejamos y que sin embargo se producen con igualdad para todos; el tiempo y su condición de futuro, siempre viene y nunca trae garantías para nadie, por tanto debemos ser capaces de compartir esos espacios, ya que de esta forma podemos adecuarlos de la mejor manera a nuestras necesidades. Que haya grupos que se queden en el camino no aporta valor al resto, muy al contrario, deja que cuando llegue nuestro fin se produzca con mancha.

 

¿Cuál es el sentido que le damos al concepto “economía sostenible”? quizás pretendemos llegar al convencimiento, que cuando cogemos una racha de alza económica vamos a ser tan capaces que ya no vamos a salir de ella y, créanme, esto nunca sucede, la economía, como tantas otras cosas, incluida la vida, es un ciclo permanente, nunca se está en una línea de elevación, que por otra parte, sería fatídico, pues el nivel de injusticia que se produciría sería cada vez más elevado y las crisis, que tanto odiamos y tememos, tiene la facultad de reordenar las cosas; puede que algunos no estén de acuerdo y consideren que es justo lo contrario, porque la realidad es que significa un cambio en el desarrollo de un proceso, en este caso entre la producción y el consumo.

 

Las crisis nos permiten reordenar y reiniciar los flujos sobre los que establecemos los caminos del funcionamiento, porque para empezar, no es posible, que los crecimientos sean constantes e inalterables, ya que los modelos tienden al agotamiento y debe crearse el punto donde se estudie cómo regenerarlos.

 

Por tanto, sostenible debe ser el compromiso de todos para garantizar nuestro ecosistema; elInforme Brundtland, nos marca los objetivos a tener presentes en el marco de la sostenibilidad ya que la definen como “aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones”, este informe que fue desarrollado para la ONU con el lema “Nuestro Futuro Común”, esto dio paso a la “Declaración de Rio sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo”, donde se definió la conocida Agenda 21 y se trataban cuatro tipos de problemas: La reducción de la producción de productos contaminantes o tóxicos, la mayor utilización de energías no conta- minantes y renovables, el apoyo por parte de los Gobiernos al transporte público, y por último, la escasez de agua potable en distintas partes del planeta.

 

En España se aprobó en 2009 una Ley de Economía Sostenible que basaba el desarrollo, en el conocimiento y la innovación, teniendo como norte el respeto del medio ambiente y la cohesión social.Está claro que todavía no hemos alcanzado estas metas y debemos hacer todos los esfuerzos para conseguir cosas tan sencillas pero fundamentales para el progreso.

 

 

Ya hemos ubicado el concepto “sostenibilidad” en su marco apropiado y ahora al igual que sucede con tantas otras cosas debemos ser capaces de imbuirlas en la mente de todos, muy en especial en la de las próximas generaciones y esto solo hay una forma de conseguirlo, que es a través de la educación. Esta es algo más que aprender matemáticas, lengua y ciencias, que también es el pilar en el que debe basarse el concepto más puro de llegar a ser ciudadano, con el respeto que esto significa en la forma de convivencia que debemos tener y el res- peto por el futuro que debemos ofrecer. Por tanto, sostenibilidad siempre, pero en su verdadera concepción de protección del medio ambiente, el mejor reparto de la economía y un modelo social de respeto y solidaridad.

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
EmpresasON el digital económico de Aragón
empresasON • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitioVersión anterior
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress