Martes, 25 de junio de 2019
Digital económico de Aragón y sus protagonistas
Martes, 25 de junio de 2019
Actualizada el: 15:19
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Redacción
Miércoles, 29 de noviembre de 2017
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
Sentencia emitida por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea

El TJUE permite aplicar la normativa española a la acción reivindicatoria de la propiedad de una marca

Mientras la normativa comunitaria solo contempla la reivindicación de una marca por mala fe del agente o representante de la misma, la española es más amplia: están afectadas las marcas donde haya fraude de derechos, ya sea el solicitante agente o no.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) confirma la posibilidad de aplicación de la normativa española a la acción reivindicatoria de la propiedad de una marca de la Unión registrada en fraude de los derechos de un tercero

 

El Tribunal de Justicia de la UE ha emitido sentencia favorable sobre un caso español donde se reivindica la propiedad de una marca porque se considera que fue registrada en fraude de los derechos del demandante.

 

Aunque en la normativa europea (artículo 18 del Reglamento núm. 207/2009) solo esté contemplada la posibilidad de la reivindicación de una marca de la Unión registrada sin autorización por el agente o representante de su titular, el Tribunal de Justicia ha confirmado la aplicación de la normativa española de marcas, que amplía la posibilidad a cualquier caso donde haya fraude de derechos, ya sea el solicitante agente o no.

 

El efecto del triunfo de esta acción es la sustitución por parte del perjudicado en la posición jurídica del titular de la marca, que había sido inscrito en el Registro.

 

Según Carlos Morán, socio-asociado del área Legal de la firma ELZABURU, “el interés de la sentencia comentada se deriva de la interpretación que realiza del art. 16 del Reglamento núm. 207/2009, conforme al cual la marca de la Unión en cuanto objeto de propiedad se considerará como una marca nacional del país donde el titular tenga su domicilio. Esto permite, en el caso de las marcas de la Unión cuyo titular esté domiciliado en España, que se reivindique su propiedad cuando hayan sido solicitadas con fraude de los derechos de un tercero o con violación de una obligación legal o contractual, supuestos que no están contemplados en la norma europea.”

 

Enlaces automáticos por temática
EmpresasON el digital económico de Aragón
empresasON • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitioVersión anterior
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress