Viernes, 20 de septiembre de 2019
Digital económico de Aragón y sus protagonistas
Viernes, 20 de septiembre de 2019
Actualizada el: Jueves, 19 de septiembre de 2019 10:35
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Redacción
Domingo, 28 de octubre de 2018
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
Especialista en empleo, Orientadora, Desarrollo profesional.

Cómo surfear ante la nueva desaceleración económica, la Revolución 4.0 y seguir en la ola

Actualmente cualquier movimiento económico, incertidumbre política o innovación tiene una repercusión global en las economías de los países y por extensión en el de los ciudadanos.

El Informe “Perspectivas de la Economía Mundial” de El Fondo Monetario Internacional (FMI) publicado en octubre de 2018 señala que en 2022–2023 el crecimiento mundial se desacelerará 3,6%. Alerta de riesgos cada vez más palpables capaces de trastocar la economía global, aunque la economía crece a buen ritmo, existe riesgo de guerras comerciales, el Brexit, el incremento de la deuda pública de los países desarrollados, el incremento del precio del petróleo, entre otras incertidumbres.

 

En España, los expertos económicos solo observan una suave ralentización de la actividad, siempre y cuando el panorama internacional continúe estable. A ello hay que añadir los cambios que está generando la Sociedad del conocimiento y la Revolución 4.0 en nuestra forma de vida, en la sociedad, y en nuestra economía.

 

¿Como están respondiendo en España las Administraciones, empresas y las personas que formamos parte del ecosistema económico y social a este cambio de Era? Según mi opinión y por lo que voy observando, considero que por una parte hay mucha infoxicación (sobrecarga de información difícil de procesar) y por otra parte, en muchas ocasiones se confunde el proceso de transformación digital con implementar herramientas tecnológicas.

 

La digitalización no consiste, por poner un ejemplo, en crear una app o en implementar el big data en la empresa sin tener una estrategia, estructura o conocimiento para ello. Por qué más importante que tener datos es saber analizarlos con un objetivo definido. No es una carrera de quién innova más o quién tiene más tecnología.

 

La Administración y la empresa no puede desconocer en qué consiste este cambio de era, debe conocer la tecnología, las herramientas y los profesionales tienen que tener las competencias y la cualificación necesaria, permaneciendo en una actualización constante.

 

La Transformación digital de las organizaciones es un proceso que tienen que proceder de un estudio previo donde se incorpore además de innovación y tecnologías, también un cambio de cultura en la organización y nuevas metodologías de trabajo.

 

Los Gobiernos, las empresas y profesionales debemos estar preparados para surfear en este entorno volátil, incierto, complejo y ambigüo (VUCA). ¿Qué podemos hacer las empresas, los y las profesionales no solo para sobrevivir sino para subirnos encima de la ola y tener éxito? 

 

El primer paso es Observar el horizonte económico, empresarial y de las innovaciones: Solo si conocemos lo que ocurre en nuestro sector y en la economía globalizada podremos prepararnos, adaptarnos con rapidez. Por lo tanto, es preciso que observemos en qué punto se encuentra nuestra organización, recabemos información de los cambios que están sucediendo y los que están por venir.

 

Actualmente disponemos de fuentes suficientes ya sea dentro de la organización o en internet para acceder a esa información, también hay herramientas de curación de contenidos (búsqueda, recopilación y selección de contenidos interesantes para nuestros objetivos en internet) como feedly o inorader, ferias especializadas, congresos o estudios sectoriales, entre otros.  

 

El siguiente paso es tener la mente abierta para comprender este nuevo escenario y como la transformación digital supone un cambio de modelos de negocio, de procesos, de estrategias o de estructuras organizativas, sin olvidarnos que en el centro están las personas.

 

Los profesionales tenemos que cultivar o adquirir competencias que nos ayudarán a tener éxito en esta revolución digital. Las competencias técnicas se centran fundamentalmente en la digitalización. En cuanto a las transversales, habrá que desarrollar la creatividad, la gestión de equipos, el pensamiento crítico, la inteligencia emocional y la negociación, la agilidad, la capacidad de aprendizaje y la curiosidad, principalmente.

 

El tercer paso, vencer la Resistencia al cambio: Algunas/os profesionales y empresas tienen una gran resistencia al cambio, temen lo desconocido, les cuesta salir de su zona confort, se hallan cómodos en su rutina o con sus protocolos y normas, o también puede ser que les falte confianza en uno mismo o en la entidad.

 

Si queremos sobrevivir a estos tiempos de incertidumbre es obligatorio superar las barreras que nos frenan, crear en las empresas estrategia de gestión del cambio, y ser nosotros capaces de revisar y cuestionarnos lo que damos por sentado, aprender a mirar las cosas desde otro ángulo, atrevernos a equivocarnos y también a saltar sin red. Para ello debemos conocernos (autoconocimiento) y saber cuáles son las barreras invisibles que nos limitan.

 

El siguiente paso, Cualificarnos. Si queremos tener éxito en esta revolución 4.0 y a la previsible desaceleración hay que ver que competencias necesitamos para mejorar como profesionales. La mayoría estarán centradas en el área digital, en innovación y en las nuevas formas de gestión como las metodologías ágiles.

 

Existen formaciones privadas y públicas, de pago y gratuitas para que nadie puede poner una excusa por no encontrar una cualificación a su medida, a su presupuesto, a la disponibilidad de tiempo. Para facilitar la búsqueda, incluyo un link con la  Guía de recursos de Formación gratuita y de calidad . Es clave que la elección de la formación esté alineada al objetivo profesional que queramos conseguir.

 

 Algunas de las tecnologías de las que conviene tomar nota y comprobar cómo van a afectar a la profesión o sector son el Blockchain, Drones, Automatización, Ciberseguridad, Realidad virtual, 3D, Internet de las cosas, etc.

 

Otro paso a tener en cuenta, es descubrir nuestra Marca personal, con el objeto de realizar una estrategia y un plan de acción para visibilizarla. De nada sirve que yo sepa que soy una gran profesional, si las empresas contratantes, colaboradores/as o clientes no lo saben y permanezco invisible para su radar.

 

Para quién desconozca su significado, la Marca personal es como perciben los demás quién soy como profesional y como persona, mis valores, mi forma de trabajar, mi forma de relacionarme, mi propuesta de valor, lo que comunico y lo que omito. El proceso de diagnóstico, estrategia y plan de acción de la marca personal es Personal Branding

 

De manera resumida señalaré que es imprescindible tanto para el desarrollo profesional como para la marca personal conocerse a uno mismo, el Autoconocimiento. Detectar qué competencias clave se tiene y también cuales son aquellos “talentos” que se debería cultivar. Así como analizar los valores y definir que nos diferencia. Por qué es imposible dejar huella, si no te conoces.

 

Conviene revisar si la imagen que se ofrece a los demás en el offline y en el online es la misma. En caso negativo, es preciso analizar ¿Qué distorsión existe y porque se produce esa interferencia?

 

Después de averiguar cuál es nuestra marca, debemos planificar una Estrategia: detallar cuál es tu objetivo. Dónde quieres llegar como profesional y diseñar una estrategia para posicionarte, marcando la diferencia con el resto. Estudia a qué público objetivo quieres llegar, cual es el sector al que te diriges y quieres que te conozcan, así como la propuesta de valor.

 

La Visibilidad de nuestra marca es un factor clave a tener en cuenta. Qué medios o redes sociales se va a utilizar y cómo.

 

Y el sexto y último paso para tener éxito en el entorno VUCA en el que nos encontramos es establecer contactos de calidad y de confianza, networking. Conversar, conversar y conversar. De esta manera, se teje una red de profesionales que te conocen, saben quién eres y confían en ti. Si se logra esa conexión emocional y la credibilidad como profesional, se consigue que esa red de personas se implique en ayudarte a cumplir tus objetivos en una relación win to win.

 

De esta manera, aumentaremos las posibilidades de seguir en la ola cuando las condiciones sean cambiantes, inciertas, ambigüas y complejas.

 

Marta Mouliaá 

Especialista en empleo, orientadora, desarrollo profesional, gestión de proyectos y redes sociales, Formadora, Bloguera www.orientamartamouliaa.es , Curación de contenidos, Coolhunter Digital y otras por descubrir.

 

 

Enlaces automáticos por temática
EmpresasON el digital económico de Aragón
empresasON • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitioVersión anterior
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress