Domingo, 20 de octubre de 2019
Digital económico de Aragón y sus protagonistas
Domingo, 20 de octubre de 2019
Actualizada el: Viernes, 18 de octubre de 2019 13:45
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Redacción
Lunes, 17 de junio de 2019
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
ALTERNATIVA AL PLAN NACIONAL INTEGRADO DE ENERGÍA Y CLIMA

EKON prevé alcanzar el objetivo de 69,4% de generación eléctrica en España a partir de renovables

Según el estudio desarrollado por esta consultora, para alcanzar el objetivo de generación a partir de renovables no será necesaria tanta nueva capacidad como prevé el Gobierno en el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC).

[Img #10558]La consultora española EKON Strategy Consulting asegura que, en el escenario más favorable para el desarrollo de las renovables, su modelo de proyección de precios y expansión (EKON) prevé alcanzar un 69,4% de generación eléctrica en 2030, solo un 4,6% por detrás del objetivo del 74% que establece el Gobierno en el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima. Según ellos, para alcanzar el objetivo de generación a partir de renovables no será necesaria tanta nueva capacidad como prevé el PNIEC.

 

Estas son las principales conclusiones que se extraen de la presentación que realizó Kim Keats, Director de Modelización de Mercados de EKON, sobre los resultados de su modelo de proyección de precios y expansión de capacidad y que fueron expuestas el Congreso Solar & Wind SWES 2019 que tuvo lugar en el Hotel Eurostars Suites Mirasierra de Madrid el pasado jueves.

 

El modelo de esta consultora que evalúa mercados y hace previsiones de precios, el modelo EKON, alcanza el 69,4% con 10,5 GW y 24,3 GW de nueva capacidad eólica y fotovoltaica respectivamente, mientras que el PNIEC se pone como objetivo 27 GW y 32 GW nuevos de cada una de dichas tecnologías renovables. El PNIEC no ha tenido en cuenta que con los avances tecnológicos esperables en fotovoltaica y eólica los rendimientos y el número de horas equivalentes de funcionamiento aumentarán y se podrá conseguir una mayor producción con menor capacidad instalada.

 

Otra de las conclusiones del modelo de EKON es que, a diferencia de los resultados observados en otros modelos, la entrada masiva de capacidad renovable, y en particular fotovoltaica, si bien provocará una reducción de los precios medios obtenidos por esa tecnología, no provocará un colapso de los precios, como temen algunos actores del sector (la temida “canibalización”).

 

A largo plazo, el coste normalizado (“LCOE” en inglés) de la energía eólica, siendo “quasi-baseload”, fijará el precio de mercado, de modo que el apuntamiento de la fotovoltaica dependerá del ratio del LCOE de eólica y fotovoltaica.

 

Siempre y cuando la entrada de nueva capacidad eólica y fotovoltaica se produzca de manera gradual, escalonada, y no de golpe (lo cual sería difícil dadas las limitaciones técnicas y financieras), se llegará a un punto de saturación a partir del cual caerá la rentabilidad de los proyectos hasta hacer que los inversores pierdan el interés por seguir instalando nueva capacidad, y en ese punto los precios tenderán a estabilizarse.

 

Por último, en relación a las nuevas subastas que el Gobierno tiene intención de llevar a cabo para estimular la entrada de renovables, Kim Keats señaló que en una situación en la que las tecnologías eólica y fotovoltaica han alcanzado la paridad de red, es decir son competitivas y rentables en la situación de mercado actual sin ayudas públicas, conviene dejar que el mercado decida por sí solo cuánta capacidad instalar, sin necesidad de intervención pública.

 

Si el mercado decide dar entrada a la capacidad que el gobierno se ha dado como objetivo es porque el sistema lo necesita, y viceversa. También pidió que cualquier mecanismo regulatorio que el Gobierno decida poner en marcha, ya sean subastas, certificados verdes u otros, no discriminen unos activos frente a otros en función de su fecha de puesta en marcha.

 

Forzar la entrada de capacidad renovable podría provocar desequilibrios en el mercado que afectarían a la rentabilidad de los proyectos y su capacidad de devolver la deuda. Además, podría resucitar el fantasma del déficit de tarifa, provocando la huida de inversores y una nueva parálisis del sector que nadie desea. Un mercado de garantías de origen (certificados verdes) donde el gobierno define una meta de energía renovable sería compatible con el funcionamiento del mercado eléctrico europeo, no discriminaría entre diferentes operadores, y no causaría un déficit tarifario.

 

Enlaces automáticos por temática
EmpresasON el digital económico de Aragón
empresasON • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitioVersión anterior
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress