Martes, 16 de julio de 2019
Digital económico de Aragón y sus protagonistas
Martes, 16 de julio de 2019
Actualizada el: 13:06
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Redacción
Lunes, 17 de junio de 2019
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
Politóloga, Jurista y Gestora Pública Técnico en Marketing y Comercio Exterior

LA SUERTE; SE TIENE, SE BUSCA O…….SE ENCUENTRA??

Son muchas las ocasiones en nuestra vida, en nuestra cotidianeidad de nuestra boca se alienta el termino SUERTE .

Cuando hacemos referencia a el  termino SUERTE debemos de pensar que este  posee varias acepciones;

<<suerte favorable,aquello que ocurre o puede ocurrir para bien o para mal de  personas o cosas;casualidad a que se fía la resolución de algo, Estado,condición género o especie de algo; parte de tierra de labor, separada de otra u otras por  sus lindes  y un sinfín mas de referencias que no es el caso en este articulo expresar.

 

Si  nos atenemos a la definición que la Real Academia de la Lengua SUERTE consiste en el <<encadenamiento de los sucesos considerado como fortuito o casual>> por lo que depende de factores externos pero también es cierto que factores personales, propios década individuo, propician que eta sea más proclive a manifestarse o ausentarse. El modo de entender la vida, de enfrentarse a ella, a sus circunstancias, las positivas y esperadas asi como las no tan deseadas actúan como un imán o como un repelente para que dicho encadenamiento de sucesos fortuitos o casuales acontezcan.

 

Como decía el gran neurópata español el Dr Alonso Puig, todos nacemos con las mismas potencialidades, destrezas, intelecto y dependerá de cómo sepamos utilizarlo y desarrollarlo el que una persona triunfe , brille o alcance más o menos éxito en la vida, Pues algo parecido sucede con la suerte, la tenacidad, la lucha, tesón , positividad y optimismo unido a la cualidad más importante de todas; amor propio y creencia en las potencialidades de uno mismo

 

No son pocas las ocasiones en las que nuestra mente se ha preguntado  ¿por qué tendré yo  tan mala suerte? Pregunta mal enfocada o formulada puesto que cometemos dos errores recurrentes al valorar nuestra suerte. Por un lado, solemos pensar que somos responsables de nuestra mala suerte y, por otro, que esta solo favorece a las personas que están en el lugar idóneo en el momento adecuado. Sin embargo, todo depende de que tu mente esté en lo que tiene que estar, que prestemos atención a las oportunidades que se nos presentan y las sepamos aprovechar

 

 Ampliamente demostrado queda, que todas aquellas personas que adoptan una aptitud negativa frente a la vida, aquellas que llenan su tiempo de con ansia encontrar lo que estiman es lo más apropiado para sus vidas buscar, dejan pasar oportunidades y deleidades que la vida les va ofreciendo a su paso, actuando en la vida como si del juego de la gallinita ciega hubieran jugar , bajo una venda como ritual y no percibiendo el mundo de una forma real y visual.

 

Tal es así que no solo consiguen dejar escapar opciones posibles y reales para dar el tan esperado giro a sus vidas y  alcanzar la cota de felicidad que ansían lograr sino que consiguen padecer en todo su ser tal grado de insatisfacción y malestar que acaban desencadenando el alcanzar  estados de ansiedad fuertes de controlar.

 

 Personas en constante búsqueda por encontrar algo mejor personas que no prestan atención a los acontecimientos inesperados, muchos de ellos con grandes oportunidades y posibilidades reales de generación de éxito o satisfacción a alcanzar, a atisbar, y dejan soslayar acontecimientos inesperados que diariamente la vida les va poniendo propiciar.

 

La venda de desasosiego, de ansiedad constante es inversamente proporcional a la disminución de la percepción de sus potencialidades y destrezas para realizar los cambios pertinentes en aquellas cosas o circunstancias en las cuales les gustaría gozar de mayor satisfacciones o de aquello que acuñamos como <<SUERTE>>

 

Por lo que debemos de saber que una ansiedad constante,  nos ciega la capacidad de percibir lo inesperado, disminuye y mengua nuestras posibilidades de cambiar aquellas cosas en las que deseamos cambiar o mejorar.

 

Sin embargo  también se dan aquellas personas que dicen tener buena suerte. Este es un pensamiento que se retroalimenta hace,  de ellos sentirse más fuertes y afortunados. Las personas que sienten que les acompaña la buena suerte están mucho más relajadas y abiertas a las nuevas experiencias. Son  personas incluyen constantemente novedades en sus vidas, de forma constante y consciente, aumentando la posibilidad de vivir los denominados y deseados <<golpes o estados  de suerte>>.

 

Hace unos años, en la  Universidad de Hertfordshire (Reino Unido) el único académico británico que ocupa la catedra sobre << Entendimiento Publico de la Psicología>> y mayor investigador de <<la Suerte>> el Sr Richard Wiseman, procedió a llevar a la practica un estudió  el cual consistía en observar y analizar a 400 voluntarios los cuales que afirmaban haber tenido buena suerte a lo largo de su vida y los comparó con personas las cuales sus afirmaciones consistían en totalmente lo contrario, es decir, que habían tenido mala suerte.

 

 Se procedió a algo tan simple como la entrega de un periódico a cada uno de los grupos para que éstos contaran el número de fotogramas las cuales contenía.

 

Y…..podéis imaginar cual resultado concluyo? Realmente curioso a la par que llamativo pues  los  que se denominaban a si mismos personas con carentes de  suerte, o, mala suerte les llevo mucho más tiempo el contar el número de fotogramas frente aquellas personas que consideraban poseer de mayor suerte, pero os preguntaréis al igual que yo lo hice al saber de ello….. es como que paso ello? A que se debe? Muy fácil de entender señores, muy sencillo, El Sr Wiseman había incluido en la segunda página del periódico un texto en el que se decía el número de fotos que éste contenía. Al hilo de lo que se comentaba anteriormente, las personas con mejor suerte, fueron capaces de ver la oportunidad que se les aparecía, mientras aquellos que se consideraban más desafortunados no lo vieron.

 

Con este simple pero audaz estudio podemos sacar una muy clara afirmación y moraleja la cual deberíamos todos nosotros aprender para  aplicar en nuestro día a día y es que , la actitud con la que cada uno de nosotros nos afrontamos a  la vida es la verdadera fuente o canal de generar la buena o mala suerte,

 

TAN SOLO PENSAD UNA COSA: si siempre hacemos las mismas cosas, hablamos con las mismas personas, tenemos el mismos hobbies y nos  movemos por los mismos espacios, no solo generamos monotonía y <<rutina esta ultima, convertida en r-u-(t) i –n-a>> sino que estamos cerrando las opciones para que nuestra suerte cambie.

 

Nadie nace con suerte, las cosas buenas siempre les pasan- como ya he explicado a lo largo de etas mis letras - hay tres factores que determinan la suerte de la gente, pero lo más importante es que nos haya quedado clara una idea clave;  el 90% de nuestra existencia se define por nuestra forma de pensar y el 10% restante es aleatorio

 

Por todo ello …….aprendamos a generar satisfactoriamente  nuestras actitudes y aptitudes ante la vida y con trabajo y tesón potenciaremos nuestros factores y oportunidades de SUERTE y con ella nuestro ÉXITO¡

TRABAJEMOS POR ELLO¡

 

Ana Belen Hernande Sanchez

Politologa, Jurista y Gestora Publica

Técnico en Marketing y Comercio Exterior

anabelenactaulidad@gmail.com

 

Enlaces automáticos por temática
EmpresasON el digital económico de Aragón
empresasON • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitioVersión anterior
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress