Miércoles, 20 de noviembre de 2019
Digital económico de Aragón y sus protagonistas
Miércoles, 20 de noviembre de 2019
Actualizada el: 11:25
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Redacción
Viernes, 30 de agosto de 2019
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
Industrializar Aragón

DANZA, LA PALABRA CLAVE

Como en muchas ciudades el “modernismo” aparece en Teruel impulsado por la Burguesía.

Recientemente el Festival de Mérida donde “Antígona” se convirtió en danza merced a Víctor Ullate (bailarín zaragozano, nacido en 1947 considerado por Maurice Béjart como uno de los bailarines más completo de este siglo). Victor se inició profesionalmente en 1961y en 1964 fue contratado por el Ballet del Siglo XX del citado Béjart, con quién llego a ser interprete principal”; A su vuelta a España, formó una compañía de ballet clásico perteneciente al Ballet Nacional de España, la dirigió hasta 1983, año en que fundó su Escuela de Danza, de la que surgió el Ballet Víctor Ullate en 1988. Ha formado destacados bailarines españoles entre ellos tres de sus hijos vinculados a la danza desde distintos aspectos. Desde el año 2000 preside la Fundación para la Danza Víctor Ullate que promociona la formación de profesionales de la danza y las artes.

 

De igual modo Violeta Borruel recupera la “Historia de las Golondrinas” con un ballet en Nocte; en los albores del siglo XX un grupo de mujeres ansotanas recorrían el país a pie desde la cordillera cantábrica hasta las costas andaluzas vendiendo lo que llamaban “Té de Suiza”. El fenómeno histórico y social está recogido en cuadros de Sorolla.

 

Y, Miguel Angel Berna manifiesta en entrevista periodística: “La sabiduría que da vivir  me hace bailar de otra manera”; empezó a lo siete años bailando Jota, destacando en esa y otras especialidades de danza, durante los 40 años que lleva en los escenarios y en la dirección de su compañía “Danza Viva”. Ha dado recitales por Europa, Asia y América, destacando su colaboración en la Exposición Internacional de Zaragoza 2008. Tiene la distinción de “Hijo Predilecto” concedida por el Ayuntamiento de Zaragoza en 2017.

 

Recupero este artículo (que comencé días antes del 28 de Abril pasado,  conmemoración del Día Internacional de la Danza, 2019) en la plaza de San Juan de Teruel, una de las plazas más emblemáticas de la capital, en la que se alzó desde tiempos muy antiguos la Iglesia de San Juan, adosado al templo estaba el Castillo Fortaleza del Rey Don Pedro. Uno de estos edificios es ahora el de la Diputación Provincial de Teruel, anteriormente Hospital de la Asunción. En el solar que ocupa actualmente el Gobierno Civil, se alzó el Corral de Comedias; también ennoblecía la plaza el Palacio de los Sánchez Muñoz, la Audiencia Provincial, la Delegación de Hacienda  y otros edificios singulares del citado movimiento modernista. En la zona denominada “el Ensanche” hay una gran muestra de este movimiento.

 

Pues bien, volviendo a la importancia de la Danza, en este caso clásica, pero como aparición muy temprana de la danza contemporánea, todavía hoy se discute si era una extraña deformación en un metatarso o simplemente un don divino lo que permitía a Vaslav Nijinsky dar los saltos más espectaculares que ha visto la danza en su larga historia.

 

En “El espectro de la rosa”, Nijinsky entra en escena dando un salto que deja sin aliento al público; acaba de lograr el “entrechat royal” más largo de la historia de la danza (salto en el que logra cruzar los pies, en el aire, hasta diez veces).

 

En “La siesta del fauno” Nijinsky preparo una coreografía particular (1912); se desplaza en una única dimensión, pegado al suelo, a pie chato, posando primero el talón y terminando el movimiento en los dedos, en total oposición a las reglas clásicas enseñadas hasta entonces. El cuerpo de frente al público, la cabeza y los miembros de perfil, los brazos mantenidos en posiciones angulares diversas. Movimientos espasmódicos, crispantes, ha nacido la “Danza contemporánea” y, como acostumbra a suceder, la ha inventado el “mago depositario” de todos los secretos y técnicas de la “Danza Clásica”.

 

Lo anterior obliga a definir que es la danza. La danza o el baile es un arte donde se utiliza el movimiento de las partes del cuerpo generalmente con música, como una forma de expresión y de interacción social, con fines de entretenimiento artísticos o religiosos. Es el movimiento en el espacio que se realiza con una parte o todo el cuerpo del ejecutante, con cierto compás o ritmo como expresión de sentimientos individuales, o de símbolos de la cultura y la sociedad. En este sentido, la danza también es una forma de comunicación, ya que se usa el lenguaje no verbal entre los seres humanos, donde el bailarín o bailarina expresa sentimientos y emociones a través de sus movimientos y gestos. Se realiza mayormente con música, ya sea una cancióncomposición musical o sonidos.

 

Los primeros en reconocer la danza como un arte fueron los griegos que le dedicaron en su mitología una musa. Terpsícore. Su práctica estaba ligada al culto del dios Dioniso y, junto con la poesía y la música, era elemento indispensable de la tragedia griega, donde la catarsis ponía al individuo en relación con los dioses, aunque también entre los griegos cumplía la danza una función de comunicación y cohesión social.

 

No les ajena la coreografía; dentro de la danza existe la coreografía, que es el arte de crear danzas. La persona que crea coreografía, se le conoce como coreógrafo.

 

La danza se puede bailar con un número variado de bailarines, que va desde solitario, en pareja o grupos, pero el número por lo general dependerá de la danza que se va a ejecutar y también de su objetivo, y en algunos casos más estructurados, de la idea del coreógrafo.

 

Como en todos los movimientos artísticos y culturales existe una historia de la Danza que estudia la evolución de la danza a través del tiempo. Desde la prehistoria el ser humano ha tenido la necesidad de comunicarse corporalmente, con movimientos que expresaban sentimientos y estados de ánimo.

 

En principio, la danza tenía un componente ritual, celebrada en ceremonias de fecundidadcaza o guerra, o de diversa índole religiosa, donde la propia respiración y los latidos del corazón sirvieron para otorgar una primera cadencia a la danza.

 

Muchas maneras tempranas de la música y la danza se han creado y realizado en conjunto. Este desarrollo ha continuado vinculado a través del tiempo con las formas de danza/música, tales como: valstangodiscosalsaelectrónica y hip-hop. Algunos géneros musicales tienen una forma de danza en paralelo, como la música barroca y danza barroca, mientras que otros, como la música clásica y ballet clásico, se han desarrollado por separado.

 

Aunque la danza es acompañada a menudo por la música, también pueden ser presentada de forma independiente o proporcionar su propio acompañamiento (claqué). El género de música utilizada en la danza no necesariamente llevará el mismo estilo. También la danza puede llevarse a cabo sin la música, el bailarín se moverá con su propio ritmo o con el sugerido por el coreógrafo.

 

La danza ha ido evolucionando en muchos estilos, desde la danza académica o ballet, hasta el “breakdance” y el “krumping”.

 

Las definiciones que corresponden a la danza dependen de factores sociales, culturales, estéticos, artísticos y morales, así como también del rango de movimiento funcional (como la danza folclórica) hasta las técnicas virtuosas (como el ballet). Cada danza, independientemente del estilo, tiene algo en común, ya que en la mayor parte de los casos implica tener flexibilidad y movimiento del cuerpo, así como buena condición física.

 

Las líneas que siguen son parte del “Manifiesto /mensaje en el Día Internacional de la Danza 2019 escrito por la bailarina, coreógrafa y docente egipcia Karima Mansour”:

 

“La danza es un espacio que nos permite conectar con nuestra verdad; por eso, necesita un espacio tranquilo. La danza nos permite conectarnos y sentirnos plenos, y solo en ese sentimiento podemos encontrar la paz, y con la paz llega el silencio y gracias a él, podemos oír, escuchar, hablar y a través de la quietud, aprendemos a bailar nuestras verdades y es entonces cuando la danza se vuelve pertinente”.

 

En Zaragoza, Paula Rodríguez, bailarina de Danza Clásica y contemporánea que actualmente pertenece a la compañía aragonesa de La Mov, se encargó de poner en palabras el mensaje del Día Internacional de la Danza, que este año 2019 ha sido escrito por la bailarina, coreógrafa y docente egipcia Karima Mansour. Fue al principio de un acto que, como viene ocurriendo desde hace diez años, tuvo lugar en la plaza de San Lamberto de Zaragoza, organizado por “La ventana cultural”, en el que participaron un centenar de bailarines y bailarinas de distintas escuelas y compañías.

 

Así se abrían los actos para celebrar el Día de la Danza, que se celebraba el pasado día 29 de Abril.

Además, el Centro de Danza del Patronato Municipal de las Artes Escénicas y de la Imagen colaboro con  un acto especial  el  5 de mayo en la plaza del Pilar, en el que participarán más de 150 personas con edades comprendidas entre los 6 y los 80 años. Comenzaron con la lectura del mensaje que el Instituto Internacional del Teatro ha encargado, este año, a Karima Mansour. La encargada de su lectura en la Plaza del Pilar fué la maestra de danza Emilia Bayo.

 

Agradezco los datos proporcionados por “La Ventana Cultural” y por Marta Buisan Pontaque, alumna de la escuela; también los facilitados por las secciones de Cultura de los partidos políticos más significados en Aragón.

 

 

              Juan José Pontaque Burrull

 

Enlaces automáticos por temática
EmpresasON el digital económico de Aragón
empresasON • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitioVersión anterior
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress