Lunes, 14 de octubre de 2019
Digital económico de Aragón y sus protagonistas
Lunes, 14 de octubre de 2019
Actualizada el: Miércoles, 9 de octubre de 2019 12:35
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ana Belén Hernández Sánchez
Martes, 17 de septiembre de 2019
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
Politóloga, Jurista, Gestora Publica y Secretaria Interventora de Administración Local

El poder de la mirada

La sabiduría popular considera que los ojos representan el espejo del alma; así lo decía también Miguel de Unamuno: "hay ojos que miran, hay ojos que sueñan". Por eso, en algunos países asiáticos se entiende como una intromisión en la intimidad el hecho de mirar directamente a los ojos al interlocutor. No es fácil mantener una mirada intensa y profunda a los ojos de alguien; es algo a lo que no estamos del todo acostumbrados y necesita ser cultivado.

Y es que la mirada tiene un poder fascinante, pues el mirar es una idioma excepcional y el que todos podemos lograr entender, tan solo hace falta querer y creer en el.

 

Una mirada, te adentra en el mundo de las emociones, de las sensaciones, consigue que tus neuronas hagan explosión así como que tu imaginación vuele en busca de materializar su más ansiada ilusión. Mirada, emoción, si, son dos términos en total conjugación tanto es así que en el diccionario de las emociones oscuras de Jhon Koening se da nombre a una emoción compleja, que es la que percibimos cuando nos cruzamos con otra persona por la calle y nos miramos a los ojos unos segundos esta emoción se denomina: <<opia>> Porque no son los ojos los que irradian belleza sino las miradas

 

Personalmente; creo firmemente en el poder de las miradas; Aquellas que sin hablar expresan nuestro sentir, aquellas que declaran a gritos lo que el corazón calla. Las incapaces de fingir lo que nos recorre por dentro y nuestra boca no atiende alentar, siempre portavoces de nuestras alegrías, de nuestras tristezas y asperezas, también de nuestros miedos. Miradas que establecen diálogos, miradas que besan o abrazan, que increpan o invalidan, mis preferidas; las que enamoran o quizá también desenamoran , las que provocan ternura, en otras ocasiones comprensión, las que protegen y sanan, las que provocan o usurpan sonrisas, no olvidemos las picaras que tanto salero evocan y……las provocativas que invitan a seguir conociendo, las cómplices y llenas de complicidad y…asi seguiría enumerando un sinfín de tipos de miradas

 

No se nada de ti pero se lo que me dice tu mirada -decia - << Mario Benedetti>>

 

El juego de entender unos ojos, el misterio encanto dé cada/una mirada, no alcanzo encontrar parte del cuerpo que tenga mayor carga emocional que los ojos, siempre suelen decir mucho más que los que nuestro o lenguaje verbal alcanza esbozar tan solo tienes que poner suma atención y saber interpretar

 

Según Ronald E. Riggio profesor de liderazgo y organización sociológica del Claremont McKenna Collage (Estados Unidos), los ojos forman una parte crucial del lenguaje no verbal y lo que expresamos con ellos es infinito (conclusión a la que nosotros ya habíamos llegado en lo anteriormente narrado)
Basándose en diversos estudios científicos sobre el poder de la mirada y lo que transmitimos gracias a ella, Riggio elaboró un artículo publicado recientemente en Psychology Today. Sus conclusiones principales se resumen en cinco puntos:

 

 

1.-El contacto visual excita. Mirar fijamente a los ojos de otra persona genera una reacción de excitación, pues es posible excitarse sexualmente gracias al contacto visual e interpretarlo como una invitación a mantener relaciones sexuales, aunque la interpretación de la misma varia según el contexto

 

2. Los ojos revelan la honestidad de una sonrisa. El sicólogo estadounidense Paul Ekman ha distinguido entre las sonrisas que representan una felicidad genuina y las sonrisas falsas, utilizadas para fingir felicidad o para cubrir cualquier otra emoción. La clave para distinguir una de la otra es observar la mirada de la persona en cuestión. Cuando la sonrisa es honesta los ojos que se achinan y se generan patas de gallo en los extremos.


3. La dilatación de la pupila es signo de interés. Pues cuando algo nos interesa, nuestras pupilas se dilatan,dilatación que además nos hace parecer más sexys. El Según un estudio llevado a cabo por el profesor Riggio en el que una foto de una misma mujer se alteró artificialmente el tamaño de las pupilas. Se compararon ambas fotos, idénticas salvo por el tamaño de la dilatación, y aquellas que presentaban una mayor fueron calificadas como más atractivas que las que se mostraron con las pupilas de tamaño normal.


4. La mirada recíproca es un signo de amor. Las investigaciones que estudian temas relacionados con el amor y la atracción han concluido que el mirarse detenidamente y la observación mutua son casi garantía de que las personas implicadas están enamoradas.
 

5. El contacto visual da pie al engaño. Normalmente, el contacto visual y detener la mirada en algo suele ser signo de interés, amor, cariño o derivados pues una característica fundamental de su lenguaje no verbal.

 

 

Como elemento integrante que conforma cada mirada no debemos olvidar que los movimientos de los ojos pues según estudios de Programación Neurolingüística dependiendo del tipo de movimiento de los ojos que ejerzamos podemos estar utilizando divergentes partes del cerebro, a saber:

 

VISUAL: Cuando una persona mira a la parte superior derecha, está construyendo una imagen sin embargo si mira la parte superior izquierda, está recordando una imagen.


AUDITIVA: Una persona que recuerda sonidos mira hacia la izquierda y si los construye a la derecha.


CINESTESICA: Si una persona mira a la parte inferior derecha significa que está teniendo acceso a sus sentimientos, por ejemplo; cuando una persona esta triste tiende a bajar la mirada.


AUDITIVA DIGITAL : si dirigimos la mirada hacia la parte inferior izquierda, estamos hablando de nosotros mismos.


<<EL ALMA QUE HABLAR PUEDE TAMBIEN PUEDE BESAR CON LA MIRADA>> Gustavo Adolfo Bécquer


Creo que en el mundo del idioma de las miradas me voy a adentrar,para de esta manera, saber en cada momento las mismas de mejor manera interpretar y por ende actuar.

Enlaces automáticos por temática
EmpresasON el digital económico de Aragón
empresasON • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitioVersión anterior
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress